El calvario de centenares de damnificados en Honduras a tres meses del paso de Eta e Iota

el-calvario-de-centenares-de-damnificados-en-honduras-a-tres-meses-del-paso-de-eta-e-iota
Los estragos de Eta e Iota en Honduras 3: 36

(. Español) –– Desolación y desesperanza son parte de la realidad de muchos damnificados del Valle de Sula, en el norte de Honduras, tres meses después de que los fenómenos naturales Eta e Iota dejarán sus efectos devastadores en gran parte de ese sector del país. Desde noviembre, centenares de personas viven en la calle porque lo perdieron todo.

En la colonia Morales, en el sector de Chamelecón, entre aguas estancadas, lodo y escombros vive Ezequiel Díaz, quien asegura que ha tenido que sobrevivir en esas condiciones desde el pasado 2 de noviembre, cuando su vivienda fue dañada por las inundaciones. Cuenta que allí «la gente perdió todo, nosotros incluso perdimos las dos casas y el discipline cloth que teníamos».

  • Huracán Iota: devastación en Providencia, daños en Nicaragua y alto riesgo en Honduras y Guatemala

Díaz asegura que no tienen nada para seguir luchando. Por lo que pide ayuda, «aunque sea con comida, con discipline cloth, porque necesitamos camas, colchones, lo que sea. Estamos sin nada, yo duermo en el suelo ahí en la casita», cuenta este damnificado en Honduras.

Glenda Sandoval decidió regresar a lo que quedó de su casa. Hoy vive literalmente en medio de las aguas estancadas, que desprenden malos olores, y el lodo, que amenaza su salud y la de las demás familias que habitan el sector. Dice que regresó porque «no tenía otro lugar en donde vivir».

Esaú Paz se abre paso en el lodo a diario para poder llegar a lo que quedó de su casa y continuar con la limpieza. Esto con el objetivo de retornar a su hogar junto a su esposa y su hija de tres años. Dice que están olvidados por el gobierno y que, por su edad, tampoco consigue trabajo.

«Estamos aquí, pero los afectados vemos la gran diferencia y la gran falta de ayuda que tenemos. Ya de 30 años para arriba no hay trabajo en una empresa. Y es muy difícil, no es tomado en cuenta, entonces la pobreza empeora cada vez más», enfatiza Paz.

Sin embargo, el ministro de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), Max Gonzáles, asegura que ya están atendiendo a los habitantes del sector de Chamelecón con la limpieza de calles. Sin embargo, añadió que el clima de la zona impide avanzar con la prisa que ellos quisieran. Dice que «desde diciembre a la fecha ha llovido la mitad de tiempo. Y eso nos imposibilita continuar con los trabajos de la remoción de escombros y lodo».

  • Honduras: evacuados están sin casa, a la espera de ayuda y afectados por nuevas lluvias

Son pocas las personas que han retornado a sus hogares en la colonia Morales. Algunas siguen en los albergues y otras han decidido quedarse en la calle, en refugios temporales alrededor de sus hogares.

Eusebio Domínguez decidió vivir en la carretera, cerca de su casa, para comenzar el proceso de limpieza de unos dos metros de escombros y tierra para acceder a su comunidad. Mientras iniciaba su jornada de limpieza, dijo a . que tienen que hacerlo con sus propias manos porque el gobierno aún no lo hace. Señaló que, por cómo va el trabajo de remoción, tardarán más de un año para completar la limpieza de las calles de su colonia y de las casas. «Aquí lo que podemos hacer es esperar. Esperar hasta que en uno o dos años se termine esto para volver a ver las calles limpias aquí, porque eso no se termina ahorita», aseguró el hombre de 62 años.

De los 90.992 damnificados que acogieron los albergues del Valle de Sula en un inicio, al 27 de enero solo quedaban 6.900 personas

Las orillas de los bulevares y los bajos de los puentes se han convertido en el cobijo de los damnificados en Honduras que, además de los riesgos de salubridad que se presentan por estar a la intemperie, también se exponen a los contagios de covid-19.

Honduras en alerta roja, hay más de 73.000 damnificados 2: 53

Pese a estos peligros, Juan Herrera asegura que no sabe cuánto tiempo más estarán sin techo y viviendo literalmente en la calle. «Hasta que dure el problema de la habilitación de nuestra colonia o nos construyan una vivienda. Pero, de lo contrario, aquí vamos a estar, hermano, si es posible todo el año», señaló el damnificado.

Por su parte, el presidente Juan Orlando Hernández asegura que su gobierno no se retirará de estas zonas afectadas hasta limpiar la última calle y casa. Tampoco hasta que logre reubicar a los que están en albergues improvisados. Además, dice que a los damnificados en Honduras siempre se les ha atendido con ayuda alimenticia y frazadas, y que esta ayuda continuará.

«No nos vamos a retirar del Valle de Sula con nuestros equipos hasta que la última familia no regrese a su casa. Y que todo esté limpio y tengan sus cositas para volver a levantarse. Cada familia va a recibir una cama doble, una unipersonal, la estufita con el chimbo. También están unos baldes, este basurero, una bolsa solidaria», afirma el primer mandatario.

Según cifras del Gobierno, se estima que los fenómenos naturales Eta e Iota dejaron 99 muertos, 85.215 viviendas afectadas y 61 puentes destruidos.

  • el-calvario-de-centenares-de-damnificados-en-honduras-a-tres-meses-del-paso-de-eta-e-iota

    el-calvario-de-centenares-de-damnificados-en-honduras-a-tres-meses-del-paso-de-eta-e-iota