RCP para tu reputación: deja de llorar y rescata tu imagen

Malas decisiones, pésimos resultados, chismes infames, errores garrafales y escándalos ¿te persiguen por toda la oficina? Deja de llorar y rescata tu imagen

Compartir

Facebook

Twitter

Tener éxito profesional depende de muchas cosas, tu desempeño es tan importante como las relaciones que forjas en tu área de trabajo. Si estás perdiendo sueño porque sientes que tu reputación ya está embarrada durísimo y no hay manera de volver atrás, aquí te vamos a dar una guía rápida para que la limpies por completo. Tal vez sientas que es imposible, pero respira porque todos somos capaces de reconstruir nuestra imagen.

  1. Analízate
    Primero tienes que estar consciente del tamaño y gravedad de tu error. Solamente entendiendo a fondo lo que hiciste y las consecuencias podrás diseñar un plan correctivo inmediato y efectivo. Haz un recuento de los daños: a quiénes y cómo afectaste. Sé MUY honesto. Olvida las cosas malas que digan de ti, eso solo te deprime y te deja desarmado y sin esperanza.
  1. Discúlpate
    Una vez que entendiste tu falta, reconócela y discúlpate. Hacerte el loco o esperar que el tiempo borre la falla no sirve. Habla de frente. El tamaño de la disculpa dependerá de lo que hayas hecho, puede que hasta tengas que humillarte un poco si lo que hiciste fue terrible, pero nunca pongas tu dignidad e integridad de por medio. Cuando tengas que disculparte hazlo, y hazlo con todas y cada una de las personas afectadas. Comunica claramente tu intención de arreglar las cosas reconociendo la causa que lo ocasionó y comprometiéndote a no volverlo a hacer.
  1. Actúa
    No prometas, actúa en fechas claras y, lo más importante, cúmplelo. Tienes que ser consistente y muy congruente entre lo que dices y lo que haces.
  1. Intégrate
    Quizá los demás te excluyan por un tiempo, pero no por eso te tienes que aislar más. Habla con sentido de pertenencia, di frases como: “Aquí hacemos, vendemos, trabajamos …”. Una de las medidas más efectivas para ganarte o recuperar la confianza de los demás es ser amable con ellos, además, esto te da la oportunidad de sentirte bien contigo mismo. Si la gente conecta contigo es probable que dejen de juzgarte por tus errores o de propagar chismes.
  1. Enfuérzate
    Cambiar la mentalidad de la gente es duro, pero cuando tu reputación está en la línea, tienes que entregar más. Un ejemplo muy simple: si por años te creaste una fama de impuntual porque la entrada es a las 9 y tú llegas siempre onda 11, empezar a llegar a las 9:05 no es la opción. Ve más allá y llega a las 8:45, exagera el cambio para que se note.

  1. Aguanta
    Solamente volverás a ser confiable en la medida en que persistas en tu plan de acción de cambio. Si no eres consistente, el daño a tu reputación será infinitamente más alto que en un principio. No hay que esperar resultados durante la noche: obvio, entre más grave la falta, más tiempo podría llevarte volver a ser “bien visto”. Date chance y no te desanimes.
  1. Keep it real
    Si empiezas a comportarte como no eres, nadie te creerá y las cosas podrían empeorar. Recuerda que tienes que componer un mal comportamiento, no se trata de ir contra tu naturaleza. Nunca te pongas a la defensiva, esto solo empeorará las cosas. Sé humilde, pero no arrastrado.
  1. Supéralo
    No te puedes quedar atorado en las fallas del pasado. A la vez que trabajas tus cambios y mejoras, tienes que enfocarte en avanzar. No olvides que aún habrá gente que está en proceso de olvidar y de perdonarte. Enfócate en que tus acciones hagan que el asunto quede en el pasado para que puedas continuar con tu carrera y que los demás confíen en ti.

¿Te gustó esta nota? Califícala

Loading…
Compartir: