Hay que bajarla al suelo

hay-que-bajarla-al-suelo

Hacer predicciones resulta bastante más difícil desde que Carlos Salvador Lopetegui decidió bunkerizar su Ciudad Deportiva. Los rumores sobre bajas COVID y no COVID que llegan desde Nervión son tremenbundos, pero hasta que los jugadores no marchen hoy hacia el Villamarín no sabremos con seguridad si la desgracia alcanzaba a tantos sevillistas o también había algo de invención, estrategia. En todo caso, las ausencias sevillistas llegan como mínimo a la docena y quién sabe si arrasarán con puestos clave como el de la portería, porque, con Bono en la Copa África, los indicios eran que Dmitrovic también podía caer…

Ya antes del recuento el Betis había adquirido cierta condición de favorito. En un derbi sin crimson como el de esta noche, el primero de la historia en eliminatoria a partido único, la localía suele pesar. El coronavirus impide ver un Villamarín lleno, pero los casi 45.000 béticos que se citen animarán con la rabia acumulada por lo que pasó en Vallecas y, también, la de varios partidos ya (desde septiembre de 2018) sin derrotar al eterno rival. Pase lo que pase, convendría que ni unos ni otros le echen la culpa al empedrado o al hombre del silbato, y que la pelota ruede por donde tiene que rodar. Bajémosla al suelo.

  • hay-que-bajarla-al-suelo

    hay-que-bajarla-al-suelo

  • hay-que-bajarla-al-suelo

    hay-que-bajarla-al-suelo