¿Qué fue de Joaquín Alonso?

¿que-fue-de-joaquin-alonso?

Lleva vinculado al fútbol casi 50 años y este mes de noviembre cumplirá uno como responsable de Relaciones Institucionales del Sporting, cargo que heredó del inolvidable Quini año y medio después del fallecimiento del mítico goleador. La pandemia ha dificultado mucho su labor pero no ha impedido que en este tiempo se haya convertido en pieza importante en el club rojiblanco en diferentes facetas.

Joaquín Alonso (Oviedo, 1956), Joaquín a secas en su etapa como futbolista, es leyenda viva en el club de toda su vida. Es el jugador que más veces ha vestido la camiseta rojiblanca; nada menos que en 639 partidos oficiales en 16 temporadas, encuentros en los que ha logrado 82 goles. Sin duda, una cifra estimable para un centrocampista desgarbado que comenzó jugando en la banda derecha pero que pasó a ser organizador del equipo desde el eje del centro del campo.

Empezó tarde a jugar al fútbol, a los 16 años, como él mismo recordaba en una entrevista concedida a El País, en vísperas del Mundial de España en el que participó con la Selección española. Porque a eeres más de 600 partidos con el Sporting, el único club al que perteneció, hay que añadir su condición de olímpico en Moscú-80, además del Mundial-82, llegando a sumar 18 partidos con la camiseta de La Roja.

Cuatro fechas han quedado marcadas en la trayectoria de este ovetense que ha logrado triunfar en Gijón. La primera fue su debut en el Sporting, el 14 de agosto de 1976; fue nada menos que frente al Oviedo en la 14 edición del Trofeo Costa Verde, en El Molinón. Joaquín fue titular y autor de dos goles en la victoria por 3-0 sobre el eterno rival.

Casi un mes después llegaba el debut en partido oficial. Primera jornada de la liga en Segunda División, sábado 4 de septiembre de 1976, el Sporting recibe en su estadio al Levante con Joaquín como titular en un centro del campo que completaban Ciriaco, Mesa y Valdés. Tenía 20 años de edad y Vicente Miera apostó por él como titular nada menos que en 35 de los 38 partidos que acabaron con el ascenso a Primera después de un sonado triunfo en el Carlos Tartiere en la penúltima jornada. Fue la única temporada de Joaquín en Segunda porque el resto de su carrera se desarrolló en Primera División.

El siguiente hito en su trayectoria personal fue el 13 de septiembre de 1978, el estreno internacional. No llegó con la Selección sino con el Sporting, en la Copa de la UEFA, y fue espectacular con el 3-0 al Torino que encarriló la eliminatoria en El Molinón.

Tuvo que esperar otro año más, no obstante, para enfundarse la roja del equipo nacional. Ladislao Kubala le convocó para un amistoso ante Dinamarca en Cádiz que acabó con derrota (1-3) y otros dos sportinguistas en aquel equipo, Mesa –autor del gol de España—y Cundi. Kubala, José Emilio Santamaría y Miguel Muñoz confiaron en diferentes momentos en la aportación de Joaquín a la Selección española.

Hasta 1992, año en el que también fue portador de la antorcha olímpica a su paso por Asturias camino de Barcelona, prolongó su carrera en los terrenos de juego. Joaquín disputó la dos últimas eliminatoria del Sporting hasta ahora en competiciones europeas, frente a Partizan y Steaua de Bucarest, y jugó sus dos últimos partidos oficiales frente al Real Madrid. Colgó las botas al final del partido en el Santiago Bernabéu, el 20 de junio de 1992, en la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey en la que disputó dos finales con el Sporting (1981 y 1982).

Pero el fútbol no se acabo ahí para Joaquín. Cuatro años después, el ‘Lobo’ Carrasco le llamó para que participase junto a Gordillo y otros exjugadores internacionales en un partido de exhibición de fútbol playa organizado en Alicante. Ahí empezó una relación con esta disciplina que se cerró hace un año, después de 23 años de vinculación, los 17 últimos como máximo responsable de la Selección española, trayectoria cargada de títulos.

Pero el Sporting siempre ha estado al fondo. Desde su retirada del fútbol, Mareo ha sido lugar de paso habitual para Joaquín quien, con su inseparable Jiménez, probó en tareas de representación de jóvenes valores de la cantera sportinguista, como asesor y consejero. El club le tentó en más de una ocasión sin éxito, bien para asumir la dirección deportiva o bien para formar parte del consejo de administración. El cargo más próximo a la entidad fue el de presidente de la Asociación de Veteranos.

El encuentro se produjo definitivamente tras el fallecimiento de Quini, asumiendo el cargo de responsable de Relaciones Institucionales. El actual embajador del club rojiblanco no desprecia cualquier otra tarea en el club, pero su principal logro en los últimos tiempos ha sido restablecer las relaciones con el eterno rival, el Real Oviedo, que estaban rotas desde hace un par de años.

Ahora, desde el palco, contempla cómo el número 8 que lució durante su carrera lo luce con brillo Pedro Díaz, una de las perlas del equipo de David Gallego, al que ‘apadrinó’ futbolísticamente Joaquín desde niño. Cuentan que el legendario futbolista, que solía disputar cada fin de semana su partido de fútbol entre amigos en la Urbanización La Fresneda, cercana a Oviedo, quedó hechizado por el golpe de balón y las condiciones de aquel chaval. Sus consejos para aquel niño no faltaron y hoy es una realidad en El Molinón.